10 mar. 2009

El Juicio Final

Delante de “El Juicio Final”, uno se siente pequeño, se le eriza el bello, y escalofríos te recorren desde los pies hasta la cabeza. No sé si será la definición de las figuras, la grandeza (en todos los sentidos), de aquel gigantesco fresco o las expresiones de aquellos condenados, pero la verdad es que; te quedas atónito ante tal obra.
Como imaginareis, podría contaros como Miguel Ángel realizó tal obra, o la técnica utilizada, e incluso lo que representa, o su historia . . . pero eso lo podéis encontrar en cualquiera de las web que hablan sobre la Capilla Sixtina. Lo que os voy a contar es una anécdota que se quedó grabada en mi cabecita, y qué en cierto modo, es obviada por los libros que hablan de la Capilla Sixtina (30 euros por el libro y me dejan sin anécdota, desde luego! jejeje)
Tras 4 años, pinta que te pinta, en los que Miguel Ángel recibió duras críticas por parte del maestro de ceremonias Biagio da Cesena. La gota que colmó el vaso, fue una respuesta que dió dicho Maestre, trás la finalización de la obra, pero antes de que fuese expuesta al público:
“. . .dijo que era una cosa deshonesta, en un lugar tan respetable pintar tantos desnudos, que sin ningún tipo de vergüenza muestran su desnudez, y que este tipo de pinturas era apropiado para los baños públicos y las fondas, pero no para la Capilla del Papa.”(textualmente)
Al día siguiente, Miguel Ángel decidió inmortalizar al Sabio Maestre en la gran obra. Borró a Minos, juez de los infiernos, y retrató a Biagio de Cesena con orejas de burro, para dejar claro lo que pensaba de sus opiniones. Y como “venganza personal” pintó una serpiente (que no sabemos si será la misma que encandiló a Eva en el paraiso) mordiéndole los cataplines!jajaja (este Miguel Ángel era un cachondo, no me diréis que no?)
Cuando Biagio de Cesena se reconoció en el infierno, fue corriendo a pedirle al Papa Pablo III que lo sacara de allí. A lo que el Papa contestó:
“ Hijo mío, si hubieras estado en el purgatorio te podría haber ayudado. Pero es que, en el infierno; no conozco a nadie”.
Besos Jim

15 comentarios:

Bloody Kisses dijo...

Navegando por la web, encontré tu blog y me encantó...
Este post en particular me interesa mucho, no conocía esa anécdota... Recuerdo que me había llamado la atención ese personaje en particular, y el hecho de la serpiente en su entrepierna, jejeje...
Genial, voy a seguir pasando para recorrerlo con más tiempo porque realmente me gustó.
(Bloody) kisses!
Laura.

Antonio Tello dijo...

Es una anécdota muy linda y me quedé con ganas de ponerla en una biografía que escribí sobre Miguel Ángel (en España se vendió con el diario El Público). Pietro Aretino dijo que había que quemar esa obra impúdica.
La respuesta de Paulo III era de esperar, porque era un disoluto como su antiguo protector, el papa Alejandro VI (Rodrigo Borja). Paulo IV, que era más mojigato, encargó de cubrir "las vergüenzas" a Daniele de Volterra, quien por esto se ganó el mote de "Braghettone". Como ya sabes los personajes del fresco siguieron vestidos hasta 1980.
Un abrazo

Jim dijo...

Laura: Muchas gracias, me alegra mucho que te guste el blog.

Bienvenida.
Besos

Antonio Anda! ¿tienes una biografía de Miguel Ángel?. . . cuando te "investigue",jejeje, vi varios títulos tuyos, pero se me paso por alto la biografía.
Me alegro que te guste la anécdota.

Saludos
Jim

Leinad23 dijo...

es muy buena, ojala pueda ver la capilla sixtina...

show dijo...

Buenisimo Jim, pareces un abuelillo con tus chascarrillos y anecdotas...jejeje..no dejas nunca de ilustrarnos...

Besos

P.D: Perdon por la ausencia

Jim dijo...

Jejeje, todo lo que me cuentan se me queda en la cabecita!jajaaja

No pasa nada, bienvenido de nuevo.

Besos

AdP dijo...

Suele haber muchas anécdotas como esta que cuentas detrás de muchas obras de arte. Desde luego que muchas posiblemente se queden sólo en leyendas urbanas, o que ocurra que la anécdota que se cuenta hoy en día difiera mucho de la original, pero desde luego que la genialidad de los grandes artistas daba para esto y para mucho más.

Saludos.

El lobo estepario dijo...

Los cuadros eran una forma más de comunicación...en este caso de crítica.
Ahora tenemos la caja tonta...

Muy bueno Jim.
Un abrazo.

Bum09 dijo...

Jajajja Que cabroncete este Miguel Angel!!! Sabes que Da Vinci Hizo algo parecido?? Ya te contaré!!

Me Encanta Esta obra!!

ANYE dijo...

Show, no te pierdas por ahí....,
Aqui estoy en la sierra...... el domingo es la OPE osea el examen, y aqui estoy haciendo test.

Un besote fuerte.
TQM

Leinad23 dijo...

ayer ví yo un documental de unos escultores italianos acabados en ini jajaja.
Ahora en serio, haber si respondes emails, cuentas proyectos etc... EJEMMMMMM

ANYE dijo...

Los que hayais tenido la suerte de ver la Capilla al natural...., habreís visto que en realidad, a pesar de los impresionantes frescos, la Capilla no es muy grande que digamos. Julio II se dijo..., "llamaré al mejor pintor de Florencia para que ponga la Capilla Sixtina a mi gusto". Pero como era muy caro, se decidió por contratar a Miguel Ángel, a pesar de que éste le insistía continuamente "Es que Pater, yo soy escultor, no pintor", pero por lo visto Julio II tenía fama de ser un tipo de armas tomar, así que a Miguel Angel no le quedó más remedio que aceptar.

Pero como él mismo decía, Miguel Ángel era escultor y eso se nota cuando ves la bóveda: toda la musculatura y las formas demuestran su dominio de las tres dimensiones, que tanto le costaba pintar. Además estaba el hecho de tener que pintar en fresco, una técnica que te obligaba a trabajar en "giornatte" o jornadas, ya que la cal y el aglutinante se secan en un sólo día (por eso se ven esas marcas y tonos diferentes por trozos). A todas estas dificultades, se le añadía el hecho de que poco a poco, Miguel Ángel fué despidiendo a sus ayudantes uno a uno, hasta quedarse sólo. La gran mayoría de la gente cree que era porqué, como artista, era un perfeccionista y prefería acabar él su obra (y algo de verdad hay), pero en realidad, Miguel Ángel era un TACAÑO de cuidado que a lo largo de su vida amasó una pequeña fortuna que nunca gastó en sí mismo.

Un besote para todos.

Jim dijo...

Yo no soy ningún experto en obras de arte; me gustan, pero no me quedo ni con el nombre de la obra ni con el autor. Aun así, creo que el cuadro más famoso, y no por su belleza, sino por sus dimensiones (dejando de lado el bombardeo) es el Gernika.

Cuando lo vi por primera vez (y perdónenme los expertos) me pareció una mierda, eso sí: me sorprendió lo grande que era. Nunca había visto un cuadro de tales dimensiones. Sus medidas son 3,50 de alto por 7,80 de ancho.

Pero; la pared que sostiene la segunda obra más grandiosa del mundo, mide 13,7 de alto por 12,2 de ancho. A esto hay que sumarle la gran definición que tienen los 400 personajes y la complejidad de pintar al fresco, ya que esa técnica es de las mas difíciles (por no decir la mas difícil). . . .

Y he dicho la segunda, porque (y aunque a mí me gusta más “El juicio Final”) no creo que exista en el mundo (y visto lo visto me atrevería a decir que ni existirá nunca) una obra con tal definición (no garabatos-lo siento por Picasso-), y si existe; no creo que la técnica utilizada haya sido “al fresco”, y si es así; dudo mucho que este realizada en un techo con forma no plana. Y si tras todas estas suposiciones lógicas, aun así me equivocara. . .utilizaría mi último cartucho, y no por ello el menos importante, sino el más potente: “ Las dimensiones de la capilla Sixtina son: 40,93 metros por 13,41”

Por todo esto (y no intento convencer a nadie, sino que expongo mi opinión de una forma más detallada) es lo más grandioso que he visto y lo mas GRANDE!!!

Besos a todos
Jim

Incomprendida dijo...

vaya alucinada estoy! yo estuve en Roma, en viaje de finde curso, hace ya la tira de tiempo y esta historia la desconocía totalmente! eres una cajita de sorpresas! jeje
bs

Paula Sin puente dijo...

Contigo siempre se aprende algo ;-)

besisssss